Deulofeu pierde comba

Junto al resultado, fue de las pocas cosas negativas de la puesta en escena en el Bernabéu. Gerard Deulofeu hizo un partido muy pobre, con escasa intensidad en defensa y poco acierto en el ataque. Nunca fue una solución para el medio campo sevillista y sólo destacó en las jugadas a balón parado, donde su técnica, más allá de dolencias e indolencias, toma el mando.

La calidad del extremo es indiscutible, pero con eso no es suficiente por ahora. Si su aportación en ataque fuera más uniforme, nadie le pediría que cumpliese a rajatabla sus funciones defensivas, pero sus acciones son destellos aislados. Cada vez que interviene revoluciona el encuentro, pero aparece tan poco… Esta falta de consistencia sin duda es lo que Luis Enrique advirtió en pretemporada y en eso, el catalán no está progresando mucho en Sevilla a las órdenes de Unai Emery.

DEBE DAR MÁS. La aportación de Deulofeu no está siendo tan buena como se esperaba. El catalán debe apretar.

DEBE DAR MÁS. La aportación de Deulofeu no está siendo tan buena como se esperaba. El catalán debe apretar.

Y se le va pasando el tren. Anoche pudo comprobarlo de primera mano. Un amigo con el que ha ido de la mano en las categorías inferiores de la Selección, Jessé, le mostró su retraso. Ambos siempre han sido las estrellas de las secciones inferiores de La Roja. Uno del Madrid, otro del Barça. Juntos han abierto latas en los partidos y siempre han coincidido. Sin embargo, el madridista se va haciendo poco a poco un hueco en el club merengue pese a la grave lesión que sufrió la temporada pasada y el catalán está lejos de eso a día de hoy.

Pese al inconveniente de la lesión, Jessé a día de hoy está mucho más hecho y casi ha dado el paso definitivo para quedarse en Chamartín. El barcelonista sin embargo, cada vez genera más dudas por su irregularidad y su desgana en la faceta defensiva. El catalán no defiende, solo figura en posiciones defensivas. No aprieta al nivel que lo hacen sus compañeros y siempre desequilibra el sistema de presión cuando el balón llega a su zona.

Se va quedando rezagado también ante el empuje de Aleix Vidal, que se muestra mucho más activo en ataque y solidario en defensa. Está claro que es más difícil que Aleix resuelva un partido por sí mismo, como lo hace Deulofeu, pero su aportación, más completa y regular, es oro en paño para un entrenador. Si a esto le sumas su mala actuación anoche en un escenario que te hace más grande o más pequeño como el Bernabéu, donde el catalán expuso su cara más indolente, el resultado es que va perdiendo comba y que la oportunidad de triunfar en el Sevilla se le va escapando.

IMAGEN abc

Deja un comentario