Emery, entrenador de culto

No cabe duda, Unai Emery es un tipo especial. Si hiciéramos una traslación al mundo del cine o de la música, el técnico del Sevilla encaja perfectamente en lo que se llama un autor de culto. Son artistas que por su peculiar mirada del mundo no llegan a triunfar nunca en los ámbitos más comerciales, pero que arrastran una legión de seguidores muy fieles detrás que son el maná para cualquier discográfica o productora de cine.

Las planificaciones de partido de Unai Emery son complejas y desconciertan al rival, pero también lo hacen con la afición propia, donde se instaura una especie de runrún que siempre anda dudando de la gestión del vasco sobre la plantilla. Una de las herramientas básicas para su engranaje es la rotación, una medida que provoca reacciones enfrentadas entre los propios aficionados haciendo aflorar el entrenador que todos llevamos dentro y que genera un debate continuo sobre el trabajo del técnico del Sevilla.

AL ALZA. La figura de Emery crece poco a poco en este Sevilla que muestra su mejor cara en este tramo de la temporada.

AL ALZA. La figura de Emery crece poco a poco en este Sevilla que muestra su mejor cara en este tramo de la temporada.

Ya se vio en Valencia, donde pese a estar año tras año en las máximas aspiraciones de la entidad, siempre fue cuestionado por afición y directiva. En el Sevilla, prensa y afición pone en duda cada decisión al igual que en el cuadro de Mestalla, pero la diferencia tal vez estiba en la directiva y la secretaría técnica. Ambas con Castro y Monchi a la cabeza, no han dejado de afirmar y reafirmar que consideran que Emery es el técnico ideal para el modelo actual del Sevilla, lo que parece que otorga al vasco un extra de confianza para llevar a cabo sus ‘emeritadas’.

Estas decisiones inesperadas han tenido rotundos fracasos como la primera vuelta en el Calderón o la ida de la eliminatoria de Copa ante el Espanyol. Pero también han ganado puntos casi por sí solas. Ayer pasó lo segundo. Fue un partido de culto para aquellos que son fieles a Emery, la escenificación perfecta de la filosofía del preparador en el Sevilla y con estos jugadores, una visión que durante el camino ha tenido más éxito que fracaso, pero que nunca ha dejado de estar cuestionada. Algo que no es de ninguna manera negativo, tal vez esta duda constante sobre sus métodos ha hecho que el técnico se haya esforzado más aún para dar con la tecla, que ayer en El Madrigal sonó muy, pero muy afinada.

IMAGEN 100x100fan

Deja un comentario