Otro partido que debió ganar

Crónica Eibar SevillaFC. Penaltis de libro aparte, el Sevilla se dejó dos puntos en su visita a Ipurúa pese a firmar una primera parte terrible en la que vio cómo le marcaban a los siete minutos. La segunda mitad concentró el jugo que no apareció en el primer acto, más el propio del segundo; el resultado, un segundo periodo vibrante, de continúo ataque sevillista, pero con ocasiones fallidas a borbotones.

Crónica Eibar SevillaFC. Penaltis de libro aparte, el Sevilla se dejó dos puntos en su visita a Ipurúa pese a firmar una primera parte terrible en la que vio cómo le marcaban a los siete minutos. La

 

 

 

 

No hizo más daño un Eibar que no llegó a creérselo del todo en la primera mitad ante el Sevilla, al que realmente tenía a su merced, pero al que no remató y eso le costaría ir apretándose más en su área conforme pasaban los minutos. Los de Emery, a pesar de un inicio positivo, llegaban tarde a las marcas, su primera línea de presión era poco consistente y los dos medios centro, como viene siendo habitual en este curso, no se hacían con la zona ancha.

Una tímida reacción en el último tramo del primer periodo con Vitolo y Gameiro como protagonistas principales aclaraba el camino para lo que vendría en la segunda parte a partir de la entrada de Banega. El argentino le cambió la cara al sevilla y por ende, al encuentro. Pero antes, ya se había vislumbrado la clave, los armeros no aguantarían la línea de presión tan intensa durante muchos minutos.

Pero la primera media hora los visitantes desnortaron al Sevilla. A los siete minutos, Borja Bastón hace un buen movimiento dentro del área para recibir un paso potente desde la banda. El delantero armero va pasando de marca por toda la defensa, desde Coke a Rami y se anticipa a todos. Aún así el remate no era fácil, pero Bastón la pone perfecta, pegada al palo largo, imposible para Rico.

Crónica Eibar SevillaFC. Penaltis de libro aparte, el Sevilla se dejó dos puntos en su visita a Ipurúa pese a firmar una primera parte terrible en la que vio cómo le marcaban a los siete minutos. La

Crónica Eibar SevillaFC. BUEN TONO. El canario Vitolo fue de lo poco que se salvó en la primera mitad y también aportó en la segunda. Sin duda uno de los jugadores más en formas de la plantilla.

Los locales empezaron a flaquear en el 33′ más o menos coincidiendo con una aparición entre líneas de Vitolo, que se zafa de la marca en el control mientras recibe y arranca con la zancada de cara al área. Ese fue el comienzo de las flaquezas de un Eibar duro, rocoso, con estilo y juego definido, pero que vende su alma al físico, sin el cual, los de Mendilibar bajan un par de escalones.

Emery reservó la calidad para el tramo final del partido, cuando más resaltan esas cualidades ante el cansancio del rival. Banega salió al campo por N´Zonzi en el minuto 55′ y el Sevilla tardó poco en hacerse con el centro del campo, en empezar a combinar y a disfrutar de libres directos escorados y ocasiones de gol. Al suramericano le bastó con superar un par de veces la línea de presión con dos destellos de calidad, para acogotar a los armeros en su área.

Banega pronto tendría un socio que empezaba a desequilibrar la balanza en favor del Sevilla descaradamente, el ucraniano Konoplyanka a quien le hicieron un penalti de esos que el único que no lo ve, es el que tiene la potestad de señalarlo. El central Ramis hasta se lesionó después del escorzo que tuvo que hacer para apartar descaradamente a Konoplyanka de su trayectoria desentendiéndose del balón.

Crónica Eibar SevillaFC. Penaltis de libro aparte, el Sevilla se dejó dos puntos en su visita a Ipurúa pese a firmar una primera parte terrible en la que vio cómo le marcaban a los siete minutos. La

Crónica Eibar SevillaFC. POR FIN. Coke celebra con rabia un gol que se hizo esperar más de la cuenta y que al final acabó anotando Gameiro en el 70′.

Pero el Sevilla estaba en ebullición, Banega puso orden y sentido unos minutos, pero lo que ya demandaba el partido era volcarse sobre el área. Y por fin, tras un cuarto de hora de bombardeo, Iborra cae a banda para recoger un servicio de Coke por la derecha. Apura hasta la línea de fondo y aguanta muy bien los tiempos para la llegadas de los atacantes. Pone un centro directo fuerte a media altura que rebasa a Irureta y encuentra el cuerpo de Gameiro.

El galo solo tiene que orientarse y dirigir el balón a la red con el cuerpo. Un respiro para el esforzado ataque nervionense, que llevaba muchas ofensivas sin marcar ya en el partido. A partir de ahí crece más Banega, crece Konoplyanka y con ellos todo el Sevilla, que se vuelca sobre la meta visitante buscando con ansiedad el premio completo. Además, el Eibar apenas inquietó una vez a la contra.

En una sucesión de disparos a puerta, rechaces, córners… el equipo de Emery lo intentó, pero otra vez esta temporada, acabó empatando un partido que por ocasiones de gol, debió ganar y con mucha diferencia. Más allá del penalti a Konoplyanka, el Sevilla debe seguir puliendo ese ataque, que para las pretensiones de este curso se queda más bien escaso, y recuperar también la solidez defensiva. Hoy volvió Rami y tampoco mejoró mucho esa parcela.

INFOGRAFÍA SVQfútbol IMÁGENES Marca, As

Deja un comentario